jueves, 17 de enero de 2013

quemado.

kilómetros y kilómetros de vida sencilla desfilan por la ventana. horas y horas de paisaje rural, de casitas solitarias, de campos de cultivo que aguardan la cosecha, de sauces que prometen un refugio para los enamorados. por la ventana todo parece fácil y es, sin embargo, inalcanzable. de haber sabido antes lo que sé ahora no tendría que haber pasado por todo ese aprendizaje y no estaría ahora donde estoy. no sé dónde estoy, pero estoy en movimiento. ¿y qué con nosotros? ¿acaso ya es tarde para nosotros? ¿cuánto veneno he consumido? ¿cuántos pecados he cometido? ¿cuántos demonios me han poseído? ¿cuántos? ¿cuántos? ¿cuántos? si cierro los ojos puedo verme, allá en casa, arrinconado entre las sombras, disparando miradas feroces a diestra y siniestra, tratando de ocultar el fuego, el humo y las cenizas, tratando de ocultarlo con mis manos, tratando de guardarlo en mis bolsillos, tratando de  taparlo con mentiras. pero no. haga lo que haga, mire donde mire, aún sigue fresco el recuerdo la última vez que hablamos y la promesa de que esta sería la última. ¿y qué será de nosotros si esto no funciona? ¿y qué será de nosotros si lo echo a perder? añoro los tiempos en que mi mano en tu mano eran buenas amigas. ahora todo eso está quedándose atrás, junto a las casas, los campos y los sauces. y yo le pido al señor que me muestre el sendero que conduce a la cima, que perdone mis pecados y que lave mis heridas! ¡no sueltes mi mano, señor, no sueltes mi mano! ¡y no te des por vencido como se han dado por vencido los otros conmigo! porque tengo un corazón, señor, tengo un corazón y tengo dos pulmones y una vela que fabriqué con retazos de esperanza y con el aire en mis pulmones y con la fuerza de mi corazón podría soplar hasta llegar a un lugar mejor...tal vez...o tal vez sea como las otras veces y el aire en mis pulmones sólo avive las llamas y empeore todo aquello que parece ya imposible de empeorar y si esto no funciona, señor, si lo hecho a perder, sólo te pido un deseo: no dejes que nadie venga tras mis pasos. ya no hay lugar para nadie en este infierno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario