jueves, 25 de julio de 2013

un océano propio.

aún cuando este desenlace no ha sido bueno para ninguno
y aún cuando una de las partes piense que no está todo dicho
y aún cuando la otra parte sepa que ya no se puede volver
la cosa es que el desenlace ya ha comenzado

uno de los dos desea lo mejor para el otro
el otro desea a uno para sí
(y no piensa compartirlo)

uno de los dos tiene el corazón roto
el otro no tiene corazón

uno de los dos lleva un océano de lagrimas dentro suyo
el otro llevó sus lagrimas al mar para soltarlas en el agua sin que nadie lo notara

la primera noche
uno de los dos se acostó pensando en el otro
se durmió pensando en el otro
soñó con el otro
y despertó, sabiendo que quería al otro a su lado y que no podía tenerlo
tal vez no ahora, tal vez jamás
se estremeció de miedo de sólo pensarlo
quiso llamarlo y decirle que lo intentarán de nuevo
pensó en tomarse un micro hasta la costa y buscarlo
lo buscaría hasta encontrarlo y le explicaría que no podía vivir sabiendo que no lo intentaron lo suficiente
le haría entender que no podía vivir sabiendo que se había rendido, así como así, sin dar batalla por lo que amaba y sabía le pertenecía
se dijo que no
barajó una locura tras otras
¿cortarse las venas? ¿ahorcarse? ¿meterse una farmacia entera de pastillas?¿seguir adelante?
finalmente sólo pudo llorar y lamentarse por lo que empezaba a perder

el segundo día
el otro amaneció con ganas de estar solo
quiso la bahía desierta
el mar para él solo
ni un sólo barco en el horizonte
nada de bañistas ni sombrillas ni esterillas ni trajes de baño
nada de nada
ni siquiera huellas de pisadas sobre la arena
tan sólo él y el océano
su océano
las olas rompiendo con la fuerza de un millón de gigantes estrellándose bajo el agua
el viento aullando el nombre de ella, ahuyentando toda esperanza, invocando a los demonios
las aves marinas volando sobre su cabeza, lanzándose a una nueva travesía atlántica
el azul del mar tan vivo que lo impresionaba, lo asustaba
la arena blanca como hueso
el paisaje y su dolor
todo para él, sólo para él
quiso gritar sin ser escuchado
quiso llorar y morirse ahí mismo
finalmente no paso a mayores

más tarde
ya tranquila
pensó
“si supiera lo que se pierde”

más tarde
ya intranquilo
pensó
“si supiera que estoy perdido”

lo que este par no entiende todavía que no existe tal cosa como el destino

pero son sólo los primeros días y todo está muy reciente

son sólo los primeros días de un verano que amenaza ser eterno

y es curioso

el uno y el otro pensaron lo mismo de su amor

al principio

No hay comentarios:

Publicar un comentario