jueves, 31 de octubre de 2013

corteza.

le puse gravedad a sus facciones

las hice duras, varoniles, confiables

le dibujé una gran sonrisa que dejara a todos reconfortados

y le bajé las persianas a su mirada para que nadie pudiera abismarse en él

trabajé y trabajé y trabajé sobre el personaje, estudiando sus movimientos, copiando las mejores líneas de dialogo, perfeccionándolo día a día, sometiéndolo a prueba y error

fui puliendo cada detalle

cincelé y cincelé y cincelé en largas noches de búsqueda introspectiva donde lo falaz se insinuaba siempre como la mejor salida

y puedo asegurar que en todas esas noches que pase sentado sobre la cama, rascándome la cara y las manos, espantando mosquitos, resoplando el tedio y el desgano,

esperando el termino de otro día sin novedad

sin un indicio de amor que habría de rescatarme insinuándose en el horizonte

mientras papá y mamá se peleaban, mientras los hermanos no estaban

y puedo asegurar que en todas esas noches

nadie se molestaba

nadie sabía quién era

no existía en toda la ciudad una sola mano que se extendiera hacia mi buscando el contacto, buscando la vida, buscando el calor

ahora mira que tanto ha cambiado

mira que tarde ha llegado

todo

–shh.

–no digas nada –dice

–no tienes porque arruinar el momento

–hasta ahora nadie se ha dado cuenta

–y nadie tiene por qué saberlo

–tienes razón– le digo

entonces sonrío y asiento con la cabeza y alzo mi copa hacia los hombres fuertes y las bellas mujeres

el show debe continuar.

lunes, 7 de octubre de 2013

lo inconfesable parte II.

rompo el cristal
atravieso la pantalla
irrumpo en la escena
y a puñetazo limpio,
dando de patadas
y regando de insultos a todos los presentes
me propongo destruir la felicidad de aquél momento
me propongo hacerlos miserables desde el comienzo
por haber sido tan estúpidos de creerse que algo así –tan bello y tan puro y tan perfecto– podía llegar a durarles

a ellos

quiero hacerlos sentir la rugosidad del suelo y la madera que cubren mis labios ahora
quiero borrarlos, destruirlos, eliminarlos…porque no puedo eliminarlos
porque no es tan sencillo como clickear el botón derecho y tildar la opción de eliminar
porque la realidad no se constituye de ceros y unos
porque aunque los enviara a todos a la papelera de reciclaje
seguirían existiendo
porque existieron
y porque existen
porque aunque cierre mis ojos, ahí están
nada podrá hacerlos marchar
nada podrá moverlos de dónde están
se han ganado el espacio
les pertenece
y no existen buenas razones para que las personas dejen de estar a nuestro lado

podemos aceptarlo
y hasta podemos aprender a vivir con ello
pero nunca
jamás
podremos tomarlo como algo bueno
no importa cuanta buena cara le pongamos al engaño
el espejo no miente
y el fantasma que dejaron nos horroriza más que el monstruo de lo que fueron

un día en nuestros días:

ruina eterna garantizada.

lo inconfesable parte I.

pienso en la foto
busco la foto
y encuentro la foto

miro la foto
contemplo la foto
y me encuentro en la foto

sostengo la foto
me pierdo en la foto
me meto en ese recorte visual de nuestros días más felices

nos veo y no me lo creo:
tan jóvenes, tan saludables y despreocupados
no es ropa sino alegría la que cubre nuestros cuerpos
no es el cielo sobre nuestras cabezas, ni el suelo bajo nuestros pies, ni el aire a nuestro alrededor lo que nos mantenía en este mundo, lo que sostenía nuestra existencia

era otra cosa
algo que no se puede ver
en la foto

veo esas sonrisas
muertas
esas miradas
perdidas
esas manos
ya no se tocan
ya no se buscan
ya no se sostienen la una en la otra
me apeno por ello
y me regaño por ello
por haber sido tan tonto
tan ingenuo
por no haber sabido interpretar las cosas a su debido tiempo

si pongo atención
puedo ver
,todavía está estable,
ese puente que une las miradas de todos los que componen la foto
ese puente que es real
que está hecho de confianza
que prometía nunca caer
y que cayó

ya no me preguntó por qué

a esta hora de la noche:
“tal vez sea demasiado temprano para sacar conclusiones,
tal vez demasiado tarde”

domingo, 6 de octubre de 2013

indigestión.

pareciera imposible en este momento que algo bueno saliera de nosotros de estas manos que tocan el papel quemándolo, contaminándolo de rabia, de resentimiento de las mismas miserables sensaciones que undía quisimos desterrar fuera y lejos de nuestros corazones pareciera imposible en este momento que algo bueno saliera de nosotros de esta boca y esta lengua y estos dientes que sacan veneno a destajo, que empujan y empujan lo malo hacia fuera sacandp la podredumbre, mudándola hacia tus oídos, están haciendo lugar para que lasmoscas se sientan más cómodas en su hogar pareciera imposible en este momento que algo bueno saliera de nosotros cuando cada palabra desata una tormenta cuando cada movimiento causa escozores alrededor cuando el suelo se incendia bajo mis pasos y se deshacen como figuras de papel en el fuego todas las puertas que toco pidiendo ayuda pareciera imposible en este momento que algo bueno saliera de nosotros ¿quién pudiera hacer que algo bueno saliera? ¿quién pudiera remediaralo? unas buenas risas es todo cuanto necesito en estos días unas buenas risas eso es todo.