lunes, 7 de octubre de 2013

lo inconfesable parte II.

rompo el cristal
atravieso la pantalla
irrumpo en la escena
y a puñetazo limpio,
dando de patadas
y regando de insultos a todos los presentes
me propongo destruir la felicidad de aquél momento
me propongo hacerlos miserables desde el comienzo
por haber sido tan estúpidos de creerse que algo así –tan bello y tan puro y tan perfecto– podía llegar a durarles

a ellos

quiero hacerlos sentir la rugosidad del suelo y la madera que cubren mis labios ahora
quiero borrarlos, destruirlos, eliminarlos…porque no puedo eliminarlos
porque no es tan sencillo como clickear el botón derecho y tildar la opción de eliminar
porque la realidad no se constituye de ceros y unos
porque aunque los enviara a todos a la papelera de reciclaje
seguirían existiendo
porque existieron
y porque existen
porque aunque cierre mis ojos, ahí están
nada podrá hacerlos marchar
nada podrá moverlos de dónde están
se han ganado el espacio
les pertenece
y no existen buenas razones para que las personas dejen de estar a nuestro lado

podemos aceptarlo
y hasta podemos aprender a vivir con ello
pero nunca
jamás
podremos tomarlo como algo bueno
no importa cuanta buena cara le pongamos al engaño
el espejo no miente
y el fantasma que dejaron nos horroriza más que el monstruo de lo que fueron

un día en nuestros días:

ruina eterna garantizada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario