domingo, 30 de marzo de 2014

todas las mañanas del futuro.

¿quién diría que esa fantasmagórica, encorvada y temblorosa figura que se refleja ahora en la pantalla gris del televisor apagado fue alguna vez un ser rebozan te de júbilo y algazara que guardaba la chispa para alumbrar todas las mañanas del futuro?
miren cuántos surcos atraviesan su frente (¿cuántas preocupaciones y desvelos se habrán atrincherado allí?
miren cómo cuelgan esas bolsas debajo de sus ojos (¿cuántas lagrimas habrán soltado, cuántas habrán contenido, cuánta vida habrán visto apagarse y alumbrar?)
miren cuántas canas pueblan esa escasa cabellera (¡las preocupaciones cumplieron con su cometido!)
y un bastón para los sueños,
¡nadie creería que hoy precisa de un bastón para echar a andar a esos sueños, sueños que están tan cansados, tan gordos y tan pesados como él!

ha envejecido
no fue una mera cuestión de tiempo
no tuvo que ver con el paso de los años
nada de eso ha precipitado el ocaso de su existencia

tiene el corazón hecho una pasa de uva,
ya no resiste las emociones
y sus manos se han agarrotado
ya no podrá tomar el destino en sus manos y estrangularlo por su ingratitud
ya no podrá torcer su destino

está  gastado
se apaga
se va

y no es un alivio saber que es el fin
que se ha pasado la vida oscilando entre esperas y rutinas
desesperado, mediando entre cambios constantes y abruptas rupturas
curando las resacas de una noche imposible de evocar
buscando el escape detrás de cada ventana
detrás de los ojos, de las pantallas y de las manos que lo resguardaron
que lo soltaron, que se han marchado, que ya no están

con gran esfuerzo, logra ponerse de pie
se levanta del sillón, deja la sala en silencio y se va a dormir
sobre una canasta de fruta en el centro de mesa de la sala descansa la esperanza,
 agusanada como una manzana besada por el mismísimo demonio
 si despertara ahora mismo
si todo hubiera sido sólo un mal sueño
¿cuánto haría para cambiarlo?
¿cuándo empezaría a vivir?
él no lo sabe
pero usted si
diga, entonces,

¿qué hacemos ahora?

No hay comentarios:

Publicar un comentario