miércoles, 23 de abril de 2014

carencias.



la demora en su respuesta
desmorona mi paciencia;

su presencia en mi morada
es la carencia más sentida.

significativo es su toque:
mágico y desconocido

tan urgente y tan distante
tantas veces solicitado
pero nunca respondido

las últimas noches tuve tanta necesidad de sentirlo como un planeta precisa de la caricia de un meteorito

calma –digo yo–

¿a dónde te has metido?

No hay comentarios:

Publicar un comentario