lunes, 16 de junio de 2014

llegó braceando tinieblas.


de todas las puertas,
de todas las casas

que hay en este barrio

¿por qué golpear justo a la mía?
 

de todas las manos,

de todos los brazos

que hay en la ciudad

¿por qué justo las suyas?



llegó braceando tinieblas en una noche cualquiera

desde el fondo de los días que la mente se empeña en borrar

y con la misma soltura empleada ayer

a la hora de pisotear cada gesto obsequiado en su honor

se presenta con intenciones de reanudar lo que ella misma truncó



y el tiempo

que ha pulido su belleza y acentuado sus encantos

no me ha vuelto más prudente



dudas, temores y deseos

se sublevan dentro mío mientras le abro la puerta

y la invito a pasar.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario