sábado, 24 de enero de 2015

justo después de haber quemado las naves.



justo después de haber echado candado
justo después de haber tirado la llave
justo después de haber quemado las naves
justo después de haber renunciado al romance
justo después de haber encontrado su cara
justo después de haber adorado su nombre
justo después de haber escuchado su historia
justo después de haber compartido la cama
justo después de haber recibido su histeria
justo después de haber entendido sus miedos
justo después de haber aprendido sus mañas
justo después de haber comprendido que
algo
había
y que mejor
sería
intentarlo
justo después de haber olvidado a las otras
justo después de haber apagado las luces
justo después de haber encendido la mecha
justo después de haber desnudado mi alma
justo después de haber salido de la cueva
justo después de haber superado el complejo
justo después de haber aplacado mis mambos
justo después de haber acopiado coraje
justo después de haber soltado los miedos
justo después de haber tomado una decisión
justo después de haber iniciado un camino
justo después de haber abrazado al destino
justo después de haber vislumbrado el futuro
justo después de haber aceptado esta suerte
justo después de haber dado brazo a torcer
justo después de haberme ablandado
justo después de haberla elegido



llega la despedida

que no es una despedida

sino

algo más pobre, más triste, más ruin

un alejarse sin mediar palabras

y dejar

que la conclusión llegue sola.



justo después de haberle dicho a todos que se equivocaban

que ella no era así como decían,

que no la conocían como yo,

que ella

era distinta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario