viernes, 20 de febrero de 2015

el suelo está cansado de tenerme encima.



el suelo está cansado de tenerme encima;
un dejo de rispidez en sus maneras
me sugiere que hoy ya nada es lo mismo.
los besos no son lo de antes,
las miradas se ha apagado y rehúye
a mis caricias,
como si ellas fueran las causantes de su dolor.

de un día al otro, me descubro
mendigando sus atenciones,
y algo más,
una sospecha me corroe:
guarda sus polvos para que otro los muerda, me priva
de aquello que un día feliz me perteneció.

el suelo está cansado de tenerme encima;
me duele aceptar que ya no me quiere,
me cuesta entender que llegué a pudrirlo.
me pide que junte mis cosas y me vaya,
él dice que está confundido, necesita
un tiempo para pensarlo, un tiempo para aclarar,
un tiempo lejos de mi.

sospecho que no volveré a verlo nunca, hoy
la historia nuestra se ha terminado pero sé
le hablaré a otros suelos de este suelo, les diré
que este era algo especial, que lamento
haberlo estropeado todo, que daría
lo que fuera
por otra
oportunidad.

pero no, yo entiendo,
yo lo sé
y él lo sabe
también.

ruedo lejos de su alcance y me lamento
con el corazón pisoteando de andar amando al suelo,
con el corazón pisoteando de no aprender jamás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario