lunes, 2 de mayo de 2016

una especie de beatlemanía


me invade
cuando el reloj anuncia la proximidad tu llegada,
el desembarco de una fiebre recibida entre aplausos,
el aterrizaje de una estrella acá en mi barrio
y mientras la aguja barre los segundos restantes
una angustia se hunde en mi pecho
como reclamando tus manos para que la desclaven de ahí.

histéricas olas de alarido sacuden mi quietud,
desarman el suelo bajo mis pies
y arrojan ceguera a través de todas las ventanas de la casa.

el mundo dejando de girar
se parece un poco a lo que siento
cuando escucho tus pasos acercándose a mi puerta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario