sábado, 18 de junio de 2016

estoy con vos.





a la mañana, cuando la oscuridad se rompa sobre tus ojos
y las ventanas empujen al mundo encima tuyo
y el sol llene cada rincón, quemando el alivio que trajo la noche
y agradecida saltés de la cama
y no tengás que lamentar haberme encontrado en tus sueños
hasta que tropieces con algo que me lance a tus pies
y ofuscada quieras patearme lejos, bien lejos.

bajo tus dedos, cientos de vidas desfilarán por la pantalla
vidas lejanas y aburridas, vidas descoloridas
que son un bostezo de la eternidad,
que no son la vida que quisieras compartir,
es un desfile monótono,
otro detalle monótono en una vida plena de monotonías.
un río entero de café no alcanzaría para salir de esta pesadilla,
dormirás un año entero, ajena
despertarás para descubrir que no me olvidaste todavía.

no sé dónde estás,
no sabés dónde estoy
pero estoy con vos:
en el eterno suspenso de ver mi cara asomarse entre la multitud,
en la inconsciente búsqueda de mis ojos destinados a seguirte,
en cada segundo de pánico cuando llame un número desconocido
aunque vos no lo quieras,
aunque yo no lo quiera,
aunque haya otros, haya otras que tampoco quieran:
vos elegiste llevarme contigo a donde vayas,
vos elegiste llevarme contigo  siempre
hasta que uno de los dos le haga frente a sus emociones
y entiendas que escapar no hizo más que acercarnos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario