sábado, 6 de agosto de 2016

recaída.




la noche flota encima el barrio
pesada como un lamento,
dejando a su paso
la frescura y el sopor de sus caricias.

hay cientos de llaves girando,
produciendo un temible chasquido de "paz",
ventanas se cierran, adioses son dados,
y los amantes suspenden su juego de prende y apaga.

el día quiere terminar pero yo no lo dejo:
desnudo, nervioso y un tanto corrompido,
me arrodillo ante el monitor,
me lastimo los ojos y el cuore,
me sumerjo en las fotos de un paraíso
al que ya no puedo volver:

flores, sonrisas, uñas, zapatos,
pizza, paisajes, libros y gatos,
postales de una vida que se ensancha
bajo la lupa de la obsesión,
que se agrieta cuando me acerco,
que deslumbra cuando me voy.

acaricio la pantalla, qué mal flash:
el mambo tortuoso me atrapó de nuevo,
la rendición acumula clicks,
el orgullo se desvanece
y ella desfila sobre mi cara de nuevo,
rebosante de equilibrio,
de belleza, de objetivos,
de cosas que no dispongo.

siento mi mundo achicarse
con cada foto que pasa,
siento ese mundo aplastarme,
reduciéndome a nada,
pensé que no volvería
y acá estoy:
espiando por la cerradura,
siendo todo pálpito y saliva,
quemando las horas de sueño,
adorando en secreto a quien me desprecia,
tragando su brillo de luces distantes,
tragando su aparente plenitud inalcanzable,
tangando su fotogénica vida perfecta,
tragando su generosa ofrenda de migas.

los colores que irradia confunden,
su vivacidad repele y atrae,
contrasta con la telaraña
que el tiempo ha tejido en mis huesos
y yo la quedo hasta el filo de la mañana
colgado de una peligrosa fantasía,
craneando cómo,
de qué manera,
podré saltar ese muro,

no recordando aquello
que tantas veces me dije
y que nunca consigo grabarme:
con ella la muerte llegará antes que el olvido,
mejor empeñarse en anular los sentidos,
prestar lo que no tengo
y esperar
 
que el viento se lleve
lo que el viento trajo.

2 comentarios:

  1. muy vívido!
    te sigo hace tiempo pero no se tu nombre, cual es?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. hola, rodrigo, juan francisco me llamo, un gusto amigo!

      Eliminar